Mejor que nuevo Eficiencia Alimentación Saludable Agua de Madrid Plan de Ahorro Energético Residuo Cero Compostaje Eficiencia Huerta de Madrid Alimentación Saludable Formación Profesional

Pincha en los puntos de las estaciones o en sus nombres para leer el apartado correspondiente de nuestro programa.

Residuo Cero

La estrategia de gestión de residuos de la Comunidad de Madrid no cumple con los requerimientos mínimos europeos. Hay que cambiar y descentralizar el modelo: priorizar la reducción en la generación de residuos, la reutilización y poner en marcha los sistemas más efectivos de recogida selectiva de residuos para reciclarlos. La Comunidad de Madrid está muy lejos de la senda del residuo cero. La generación de residuos por habitante es de las más elevadas del país (391,54 Kg/hab en 2016), y sin embargo, su tasa de compostaje y reciclaje de las más bajas (17,57 % en 2016). El resultado de la gestión de las últimas décadas ha desembocado en el problema actual: Vertederos de Alcalá y Colmenar Viejo saturados y Pinto con muy poco margen, búsqueda de nuevos terrenos que deteriorar y en los que seguir construyendo vertederos (Loeches, Getafe, Colmenar), protestas vecinales, contaminación de suelos, agua y atmósfera y muchos años perdidos sin atajar el problema en su origen. El debate centrado en la organización económica (modelo mancomunidades o modelo consorcio) ha evitado el verdadero debate sobre qué modelo de gestión se quería para Madrid.

Europa exige poner en marcha la jerarquía de gestión de los residuos en este orden: 1.Reducción, 2.Reutilización, 3.Reciclado, 4.Otros tipos de valorización, incluyendo la energética, 5.Eliminación. Las cifras reflejan que en la región de Madrid no se ha respetado este requerimiento europeo. Para dar cumplimiento a la legislación, y solventar los problemas medioambientales generados por la gestión de los residuos en la región, será necesario plantear objetivos ambiciosos y medidas efectivas para alcanzarlos. Para avanzar hacia la economía circular, en la región se debe generar un máximo de 100 Kg por habitante de residuos no reutilizables, reciclables o compostables. Esta cifra situaría a Madrid entre las principales ciudades residuo cero de Europa, como es es caso de Liubliana en Eslovenia o la región de Treviso en Italia. Además permitiría reducir la necesidad de seguir ampliando la superficie de la región destinada a vertederos, y también la contaminación asociada a los mismos. El siguiente objetivo sería el de reutilización, que debería estar separado del de reciclaje a diferencia de la situación actual. Para residuos fácilmente reutilizables, como textil, residuos electrónicos o mobiliario se plantea un objetivo del 10% de reutilización. En cuanto a reciclaje, es sensato perseguir como mínimo los objetivos marcados desde Europa, 50% en 2020, 55% en 2025, 60% en 2030 y 65% en 2035. Algunas medidas que se deberán poner en marcha para alcanzar los objetivos marcados son: Separación selectiva de la fracción orgánica de los residuos (que se amplía en el apartado de compostaje), eliminación del anonimato en la recogida de residuos (introducción de nuevas tecnologías como chips o bolsas personalizadas por domicilio), pago por generación (eliminar la tarifa plana actual para poder incentivar la reducción y separación de residuos) y sistemas de depósito, devolución y retorno para envases de bebidas. (Recuperar la práctica de “devolver el casco”, adaptada a los nuevos modelos de envasados, tal y como hacer países como Noruega, Alemania, Dinamarca o Lituania). Para poder hacer realidad estas propuestas será necesario modificar la anticuada Ley de residuos de la Comunidad de Madrid, 5/2003 y la creación de una Agencia Regional de residuos con los recursos adecuados al reto que tendrá que afrontar.

Comparte esta propuesta

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp