Metro de Madrid Tarjeta única Más Bici Ciudades Amables Nocturnas Seguras BUS- VAO Movilidad Eléctrica

Pincha en los puntos de las estaciones o en sus nombres para leer el apartado correspondiente de nuestro programa.

Metro de Madrid

Frente al maltrato al que ha sido sometido estos años, Metro de Madrid necesita un Plan de Choque urgente que contemple la contratación de personal y la compra de trenes. Un plan que aborde la eliminación de amianto en el suburbano, impulsando de forma decidida la accesibilidad y asegurando la calidad del aire en andenes y estaciones.

En la presente legislatura Metro de Madrid ha sufrido un deterioro importante, que podemos analizar en diferentes ejes:
Aglomeraciones e incidencias. Según la Memoria de Metro de 2017, conocemos que se está incumpliendo el acuerdo marco entre Metro y el Consorcio regional del transporte respecto a la ocupación por metro cuadrado en el suburbano. Ese acuerdo fijaba 4 viajeros/m2 y, en realidad, se están dando 6 viajeros/m2. Estas aglomeraciones se deben al aumento diario de entre 200.000 y 300.000 personas, tendencia que no es novedosa (a cierre de 2017 se produjo un aumento del 7.1% y la previsión para 2019 es de un aumento del 7.7% según los presupuetsos regionales). Además, en lo que va de año, la empresa pública ha registrado más de 45 incidencias técnicas en la red de metro que han obligado a detener temporalmente el servicio. Y esto tampoco puede sorprendernos porque el presupuesto destinado a la mejora de la red en 2010 fue de 190 millones, y en 2017 fue un 40% menos (72 millones). El problema radica en que no hay recursos suficientes para abordar estos aumentos de demanda: no hay personal suficiente, ni trenes disponibles.

Falta de personal. En 2013, Metro hizo un ERE a 670 trabajadores, cifras que no se han recuperado. Nuestros estudios dicen que es necesario contratar ya más de 250 conductores para poder cubrir la demanda actual y la que se dará en el corto plazo. Además, en términos de reposición, de cara a 2023 sería necesario contratar a casi 1.000 personas entre técnicos, personal de oficios y de movimiento sólo por jubilaciones; no se incluyen otro tipo de necesidades causadas por fallecimientos o personal que deje la empresa.

Falta de material móvil. Según nuestros estudios son necesarios 110 trenes para cubrir la necesaria sustitución de los trenes 2000 de línea 1 y los 5000 de líneas 6 y 9. Todos ellos llevan, en general, más de 30 años circulando. A esto hay que sumarle los trenes a reponer debido a la retirada, desde 2017, de 244 vagones en los que se detectaron la presencia de amianto. Además, habría que considerar los incrementos necesarios para absorber aumentos de demanda actuales y en el medio plazo, cuando pondremos en marcha la prolongación de la línea 11.

Descapitalización. Metro de Madrid ha perdido un 67 % de su valor patrimonial y su pasivo asciende a más de 1650 millones. Seis años después de que la Comunidad asumiera el control total de la compañía el valor de una acción de Metro ha pasado de ser de 235,12 € a 76,81 €. En otoño de 2011, y tras unas oscuras negociaciones entre la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid, se produce el traspaso del 75% de las acciones de Metro en poder del Ayuntamiento a la Comunidad de Madrid. La Comunidad alcanzó el dominio total de la compañía a cambio de que el Ayuntamiento saliese de la dirección de la compañía y no contribuyese financieramente al Consorcio para subvencionar Metro de Madrid y Metro Ligero.

Además, en esta legislatura ha saltado la problemática de la presencia de amianto. A través de la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid, sabemos que Metro de Madrid conocía la existencia de amianto y sus riesgos desde hace más de dos décadas. Sin embargo, la Dirección de la empresa no dio importancia a la situación ni valoró el peligro. Toda la organización de la empresa, todas las gerencias y la dirección estaba informada de la presencia de amianto, pero no lo estaban los trabajadores, dejándolos desprotegidos. Además, se vendieron trenes a Argentina con amianto una vez que se conocía la situación y lo prohibía la legislación. Dos trabajadores han fallecido por asbestosis, otros dos están enfermos. El 1 de abril comenzó el primer juicio al respecto.

Contaminación interior. También en marzo de 2019 y a raíz de una investigación realizada por científicos miembros de la asociación ciclista KALAPIÉ, supimos que la concentración de las partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM2.5), las más dañinas para la salud, presentes en Metro de Madrid era 5 veces superior que en el exterior. Ni siquiera lo hemos sabido por la empresa, que no han hecho las mediciones que los conductores vienen reclamando y que viene ahorrando en ventilación.

Comparte esta propuesta

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp